A 16 AÑOS DEL ADIÓS DE SELPA

Por Joaquín Icardi

Andrés Selpa falleció el 23/1/2003, a los 71 años, tras una deshidratación que le produjo un paro cardíaco.

Campeón argentino y sudamericano de los pesos medianos y medios pesados durante los cincuentas y sesentas. Más de 200 peleas como profesional desde su debut en 1951 hasta su retiro en 1968. Venció en 136 y 80 veces fueron por la vía rápida. Fue derrotado en 51 ocasiones y en otras 30, empató.
Nació en Bragado, provincia de Buenos Aires, en 1932. Debutó con un empate ante Alfredo Otero el 6/1/1951. Tras tres combates más, realizó una gira por Paraguay- con el paso del tiempo las repetiría en Brasil, Uruguay, Chile, Perú, entre otros- donde obtuvo muy buenos resultados
Su oportunidad por el título llegó el 13 de octubre de 1956 cuando enfrentó en el Luna Park a Eduardo Lausse por los cinturones argentino y sudamericano de los medianos. Se impuso por nocaut técnico en el décimo tercer asalto.
La primera defensa fue ante Ubaldo Sacco en 1957 y ganó por KO en el 15° round. Ese mismo año, retuvo su cinturón argentino ante Tito Yanni y al año siguiente el sudamericano versus el chileno Humberto Loayza (se lo sacarían en diciembre). En 1958 tras caer en las tarjetas ante Lausse, sin título en juego, la Federación Argentina le quitó el cetro por su mal comportamiento arriba del ring.
Volvió a coronarse en 1965 en la categoría medio pesado tras vencer por puntos a Miguel Ángel Páez y se consagró, al siguiente año, a nivel sudamericano en el mismo peso tras noquear en 12 rounds al brasileño Rubens de Oliveira.
Colgó los guantes en 1968 tras caer bajo los puños de Páez por el título sudamericano.
A lo largo de su carrera venció dos veces a Lausse y perdió otra; luchó contra Ubaldo Sacco en tres ocasiones; empató y perdió con Carlos Monzón en 1965, entre otras.
Así definía Tito Lectoure a Selpa: “No peleaba, no boxeaba. Sus peleas eran todas feas. Las enmarañaba. Se agachaba mucho, metía los codos, empujaba. Así complicaba a los mejores. Pero ojo: poseía una rara habilidad y una pegada poderosa. Por algo le fracturó las costillas a Lausse”.
Dejó el boxeo, fue fotógrafo, escribió dos libros. Tras una vida de excesos con el alcohol, drogas y juego, en 1986 fue detenido por dispararle a su última esposa (no le permitía ver a sus hijos) y estuvo varios años en prisión.
Alguna vez dijo:
“Cuando embocan una mano, la sociedad les pone una corona en la cabeza, palmadas en la espalda, plata en el bolsillo, pero se olvida de enseñarles (a los boxeadores) a contar hasta 10. Nos hacen sentir reyes, pero cuando nos caemos se cruza a la vereda de enfrente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: